La mayoría de las campañas SEO están destinadas al fracaso porque las expectativas son muy altas, los presupuestos son demasiado bajos, se toman decisiones basadas en suposiciones en vez de datos y las expectativas del cliente