Cómo optimizar las imágenes para tu blog y mejorar el SEO

Optimizar-imagenes-y-mejorar-seo

Cómo optimizar las imágenes para tu blog y mejorar el SEO

Cuando se usa correctamente, el optimizar las imágenes, que son elementos importantes para las entradas de tu blog, las hacen más agradables de leer y permiten la mejor comprensión del texto mostrado. Sin embargo, existe la situación inversa: Si se utiliza el camino equivocado, que dificulten la lectura y hagan más lenta la carga de tu página. Consulta este artículo y descubre los consejos para optimizar las imágenes que utilizaras en tu blog.

 

Introducción

La famosa frase “una imagen vale mil palabras” se aplica también a los blogs. En casi todos los lugares, una imagen puede mostrar al lector exactamente lo que necesita saber. Incluso hacer un gran uso de imágenes en tutoriales de tu blog facilitaría enormemente su comprensión.

Sin embargo, hay algunos puntos importantes que debes tener en cuenta al utilizar imágenes en tu blog. Son estos aspectos que se verá en los próximos puntos de este artículo.

 

1. No maltrates las imágenes, olvidando el texto.

Salvo algunos casos muy específicos, las imágenes deben ser un complemento al texto. Así que si quieres estar bien posicionado en los resultados de Google, es importante que tus posts tengan texto que es lo que Google indexa y se utiliza para mostrar en los resultados.

Entonces, intenta evitar artículos que sólo tengan fotos. Siempre que sea posible, añade textos adicionales, comentado o explicando lo que muestra la foto.

 

2. Ten cuidado con los derechos de autor.

Si copias fotografías de otros blogs sin permiso, puedes cometer una infracción de copyright. Las formas más seguras para evitar esto son producir tú mismo tus fotos e imágenes, o solicitar autorización de su autor.

Cuando no respetas eso, puedes correr el riesgo de que el registro de tu blog sea cancelado. También puedes sufrir dificultades con programas de afiliados (como Google AdSense) y ni hablamos ya de las posibles demandas. Piensa bien si vale la pena correr el riesgo.

 

3. Evita hacer “Hot Link”

Cuando utilizas imágenes de otros sitios web y blogs, evita utilizar la URL del blog para publicar la imagen en tu artículo. Al hacer esto, estás haciendo uso del “enlace caliente” o Hot Link”. El problema es que el uso de esto cuando se vean las imágenes puede causar daños al autor original y también puede ser perjudicado tu blog. Si el autor quita la imagen, tu artículo no presenta más correctamente la imagen. También es posible que el autor haga la protección contra el uso de “Hot Link”, que podría conducir a mostrar una imagen diferente en tu blog, denunciando esta infracción.

Si tienes permiso para usar la imagen de otro blog, cópiala a tu ordenador y haz uso de esta imagen en tus artículos. De esta manera, la imagen se almacenará en tu cuenta al publicar el artículo, sin tomar esos riesgos.

 

4. Protege tus imágenes con marcas de agua.

También tú puedes ser víctima del “Hot Link” o uso no autorizado de las imágenes con el consiguiente consumo de los recursos de tu servidor. Como Blogger no permite la protección contra esto, una eficaz forma de protegerte es colocando marcas de agua con el nombre o la dirección de tu blog en las imágenes.

Por lo tanto, si un “sabelotodo” copia tus imágenes, quedará claro a los visitantes que la imagen es tuya.

 

5. Utiliza los archivos con nombres comprensibles y significativos.

El nombre del archivo de imagen es muy importante para Google, cuando alguien usa la búsqueda de imágenes de Google. Cuando alguien anda en busca de imágenes, el primer archivo que se muestra tendrá el nombre de la búsqueda “nombre-de-la-busqueda.jpg”.

Así, durante la preparación de los archivos que utilizaras en tu blog, guardarlos en tu ordenador con un nombre que muestre lo que es. Como por ejemplo: si dispones de la imagen de un gato jugando con un ovillo de hilo, dale al archivo el nombre “gato-brincando-con-ovillo.jpg” en lugar de “BSC0989870.jpg”.

Algunos consejos para conseguir el mejor nombre para el archivo:

  • Utilizar sólo letras minúsculas en el nombre del archivo.
  • Separar las palabras con guiones.
  • No uses caracteres especiales o letras con acentos y otros caracteres especiales.

 

6. Cambia el tamaño de la imagen al tamaño que mostrará en tu artículo.

Las imágenes son, en general, los elementos que tienen más probabilidades de convertirse en elementos que tarden en cargarse. Por lo tanto, es necesario un cuidado especial para asegurar que el tamaño de los archivos no sea mayor de lo necesario. El primer punto se refiere al tamaño de la imagen. Se utiliza como ejemplo un ancho de 580 píxeles. Entonces, esto es el tamaño máximo que puede mostrarse una imagen. Supongamos que tienes una imagen con un ancho de 1.024 pixeles y quieres ponerlo en un artículo. Habría dos formas de mostrar la imagen en el tamaño correcto:

Primera: guardar el archivo con el ancho original y poner la imagen en el artículo, estableciendo su ancho con el tamaño correcto. Forma incorrecta, porque al cargar el blog, el navegador cargara primero la imagen con su tamaño original (que ocupa más espacio y lleva más tiempo) y solo después de eso ajustara el tamaño de la misma al establecido en el artículo.

Segunda y correcta: antes de colocarla en el artículo, redimensionarla y/o ajustar la calidad en un editor de imágenes para que se quede con el tamaño exacto y ocupe el menor espacio posible. Si no sabes cómo hacerlo, te sugiero leer  artículos sobre cómo editar imágenes para tu blog.

 

7. Utiliza el formato de archivo con menor tamaño

Hay varios tipos diferentes de archivos de imagen, según su “extensión” (las 3 últimas letras de su nombre). Por ejemplo, existe BMP, GIF, JPG y PNG, que normalmente se utilizan en internet. Hay una gran diferencia entre ellos, especialmente con el tamaño del archivo generado.

Prácticamente todos los editores de imagen permiten utilizar la opción “guardar como” para elegir el formato en el que guardar. En general, se deben seguir algunas directrices para su uso:

BMP – nunca utilizar este tipo de archivo en tus artículos. Este formato es el que genera los archivos más grandes.

GIF – en términos generales, sólo tiene sentido usar ese tipo de formato para GIFs animados. Para imágenes estáticas (paradas), son poco utilizados.

JPG – son archivos que generalmente tienen un buen uso para las fotos, la presentación es de buena calidad y el tamaño pequeño. Además, te permiten generar archivos más pequeños cuando se establece la compresión.

PNG – también generan buena calidad y tamaño de archivo, especialmente para las ilustraciones. Tienen la ventaja de permitir que los fondos sean transparentes.

Como una regla general: para ver las fotos, elige JPG y PNG preferiblemente para ilustraciones. Pero, la mejor manera de conocer el formato correcto es guardar la misma imagen como JPG y PNG y comparar la calidad de la imagen y el tamaño del archivo generado.

 

8. Utiliza la compresión de archivos de imagen

Tanto el formato JPG, como PNG (que, como ya he dicho en este artículo, son los más adecuados para el uso en tus entradas) permite la definición de algunas propiedades para generar archivos más pequeños.

Pero, no hay ninguna magia: los archivos se hacen más pequeños porque la calidad de la imagen también es menor. Simplemente debes elegir qué calidad es aceptable para tus imágenes.

Usando el Paint.net (editor de imagen gratuito) por ejemplo, la calidad en Png y Jpg se puede definir al guardar una imagen.

También puedes utilizar herramientas online para hacer este trabajo por ti. Todo lo que tienes que hacer es enviar las imágenes a un sitio, y que este realice la compresión. Es importante analizar las imágenes comprimidas antes de postear para confirmar si continúan con una calidad aceptable. A continuación te muestro algunos servicios que hacen esto:

Retoca.es

PunyPNG

SmushIT

 

9. Rellena las propiedades ALT y TITLE

Es muy importante llenar las propiedades ALT y TITLE de las imágenes que utilizas en tu blog. Son dos propiedades donde debes describir lo que representa la imagen, y que tienen diferentes propósitos:

Título (“Title”) – sirve para un texto que se muestra en la imagen cuando un usuario deja el cursor del ratón sobre la imagen.

ALT (alternativo) – es importante para Google y utilizado como uno de los factores para mostrar la imagen en la búsqueda de resultados para las imágenes.

Puedes utilizar el mismo valor en ambos campos, o elegir hacerlos diferente uno del otro. Lo importante es que están llenos. La forma de llenar el ALT y TITLE varían según la plataforma donde escribes tu artículo:

En Windows Live Writer, haz clic en la imagen y elige la opción “Texto Alt” en la barra de herramientas.

En Blogger, haz clic en la imagen y elige la opción “Propiedades” debajo de la imagen.

En WordPress, hacienda clic en la imagen y rellenando los campos.

Y en cada plataforma de una manera distinta, pero casi siempre sencilla.

 

Etiquetas:, ,

Haz un Comentario